Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Señora del Purgatorio

Gratitud de las almas por sus benefactores

Si el sentimiento de gratitud se encuentra en algún lugar, es ciertamente en las almas liberadas del purgatorio.

En Bretaña, un hombre ocupado en todos los asuntos del siglo, llevaba sin embargo una vida muy religiosa. Entre sus otras virtudes estaba una gran caridad hacia los pobres muertos, por los que ofrecía muchas oraciones, limosnas, penitencias y otras obras meritorias. Nunca pasaba por un cementerio, por ejemplo, sin detenerse unos instantes a rezar sobre las tumbas por todos aquellos cuyos restos mortales yacían allí; se arrodillaba para este santo servicio, sin ningún respeto humano. Dios dio a conocer lo agradable que le resultaba esta fidelidad y celo, y en esta ocasión permitió una gran maravilla. Este ferviente cristiano cayó gravemente enfermo, e inmediatamente mandó llamar al párroco para que le trajera el santo viático, que ansiaba recibir en su sufrimiento, como alimento necesario para su debilidad y para las tentaciones con que el demonio suele asaltar a los enfermos. Era plena noche; el párroco no podía venir él mismo, pero envió a su vicario, que consoló al piadoso siervo de Dios y le proporcionó todas las bendiciones de la Iglesia.

La ceremonia terminó con las oraciones de los moribundos, porque la enfermedad empeoraba; entonces el sacerdote se retiró. Pero cuando llegó al cementerio, se sintió detenido por una fuerza invisible que no le permitió dar un paso más. Asombrado, incluso asustado, miró a su alrededor y vio la puerta de la iglesia abierta de par en par, aunque estaba seguro de haberla cerrado al salir. Mientras se preguntaba qué significaba esto, oyó una voz que venía del santuario y que decía claramente: «Venid todos los que ya habéis sido admitidos en los esplendores del cielo y rezad juntos por vuestro benefactor, que acaba de entregar el espíritu. La gratitud lo exige, y no podemos agradecerle suficientemente todo el bien que su generosa piedad nos ha hecho, especialmente a los que esperamos en este cementerio la suprema resurrección.»

Inmediatamente se produjo un extraordinario estruendo alrededor del asustado vicario; le pareció como si los huesos salieran de las tumbas del cementerio y se juntaran. Al mismo tiempo, la iglesia parecía estar iluminada. Los muertos se alinearon en el coro y comenzaron a cantar, con voz celestial, el Oficio de Difuntos, que completaron solemnemente. Al terminar, se volvió a oír la misma voz que había dado la orden al principio y ordenó que los cuerpos volvieran a sus casas funerarias, lo que se hizo mientras se apagaban enseguida las luces del altar.

El sacerdote, que había permanecido como clavado en su asiento, sin apenas atreverse a respirar, pudo entonces entrar libremente en el lugar santo y colocar allí el copón; luego corrió a contar su visión al párroco, que estaba tan asombrado como él, pero dudando de la realidad. Justo cuando decía: «Al menos sabremos si el enfermo está realmente muerto, lo cual es poco probable», llamaron a la puerta y vino un mensajero a traer la noticia de su muerte, que había tenido lugar en la misma hora de la visión.

El vicario quedó tan impresionado que se despidió del mundo, renunció a todas las esperanzas terrenales y se fue a encerrar en el monasterio de San Martín de Tours, del que luego fue elegido prior. Probablemente sea superfluo añadir que el resto de su vida lo pasó rezando por las almas del purgatorio y pidiendo a Dios su liberación, con la seguridad de que ellas, a su vez, no le abandonarían en el día del juicio.

Otras historias...