Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Niño Jesús, ¡Te amo con todo mi corazón!

San Francisco de Asís y el albañil.

San Francisco (m. 1226) pasó una vez por delante de un albañil y lo saludó amistosamente. Entonces se entabló una conversación y el santo preguntó: «Maestro, ¿qué haces aquí? – Trabajo como albañil todo el día. – ¿Pero por qué? – Pero para ganar dinero. – ¿Y la razón por la que quieres ganar dinero? – Para comprar pan. – ¿Por qué el pan? – Pero para vivir. – ¿Y por qué vives?», preguntó por fin el Santo. El albañil, que ya estaba aburrido por este interrogatorio, dudó y no supo cómo responder. San Francisco se lo recordó y le instruyó sobre el verdadero destino del hombre.

Muchos hombres no piensan en su razón de ser en la tierra. Dios nos creó para conocerlo, amarlo y servirlo en este mundo, para ser felices un día con Él en el Cielo por toda la Eternidad.

Otras historias...