Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Niño Jesús, ¡Te amo con todo mi corazón!

El filósofo desilusionado.

Laréveillère-Lépaux, uno de los miembros del gobierno ateo, fruto de la Revolución Francesa, llevaba mucho tiempo devanándose los sesos para encontrar una nueva religión: finalmente inventó la teofilantropía, que no encontró adeptos. Se quejó a Talleyrand, que le respondió: «No me sorprende su fracaso; si quiere tener éxito, debe hacer milagros. Cura a los enfermos, resucita a los muertos, hazte crucificar y enterrar, y resucita al tercer día. Te aseguro que todo el universo te seguirá. Uno puede imaginar la incomodidad del filósofo.

Tráenos pruebas.

En las Indias Orientales, donde San Francisco Javier predicó con tanto éxito, todavía hay pequeñas comunidades cristianas aquí y allá que remontan su origen a este gran apóstol. Un día, un misionero protestante llegó a uno de ellos y convocó a los habitantes a su predicación. Le preguntaron si, como San Francisco, tenía su misión del Papa de Roma. Respondió con insultos contra el Papa y el catolicismo, al que llamó idolatría. El líder de la comunidad se acercó entonces y le dijo: «Tráenos pruebas y te creeremos como a San Francisco. – ¿Qué prueba?», respondió. Y le contaron tres sorprendentes milagros que el apóstol había realizado en el pueblo. Con eso, se alejó rápidamente.

También nosotros podríamos preguntar a los predicadores de las nuevas religiones: ¿Dónde están sus milagros? – Dios acredita a Sus enviados con milagros.

Otras historias...