Este artículo también está disponible en: Français English Italiano

Cuando se hace con fe y amor, esta breve oración puede dar un valor infinito a nuestras acciones del día, porque las une a los infinitos méritos de Jesucristo.

Divino Corazón de Jesús, Os ofrezco, a través del Inmaculado Corazón de María, todas las oraciones, obras y sufrimientos de este día, en reparación de mis pecados y los del mundo entero, y por todas las intenciones por las que Os inmoláis continuamente en el altar.