Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Oración a la Virgen de Fátima para confiarle todas nuestras necesidades

La intervención de la Virgen en Fátima es la de una Madre, preocupada y angustiada por la suerte de Sus hijos. Quiere salvarnos a toda costa. Dirijámonos a Ella con una fe y una confianza inquebrantables.

Nuestra Señora de Fátima, Madre de Dios y de la Iglesia, y tierna Madre de todos los hombres, Os necesitamos. Concedednos la luz que irradia de Vuestra bondad, el consuelo que emana de Vuestro Corazón Inmaculado, la caridad y la paz de la que sois la Reina.

Porque Vos conocéis bien lo que necesitamos, Os confiamos: nuestras necesidades para que las ayudéis, nuestros dolores para que los aliviéis, y que aceptemos el sufrimiento como una misericordia de Dios para purificarnos. Os confiamos nuestros males para que los sanéis, nuestros cuerpos para que los purifiquéis, nuestros corazones para que los llenéis de amor y contrición, y nuestras almas para que mediante Vos se salven. Recuerda, oh nuestra buena Madre, que Jesús Os concede todo lo que Le pidáis.

Obtened el alivio de las almas del purgatorio, la curación de los enfermos, la pureza de la juventud que no Os conoce, la fe y la armonía de las familias, la paz de todos los hombres. Haced volver a los que se han desviado del camino del Cielo, suscitad muchas vocaciones religiosas; dad sacerdotes santos a la cristiandad, proteged al Santo Padre, a los obispos y a la santa Iglesia de Jesucristo. Oh Virgen María, escuchadnos y tened piedad de nosotros. Volved a nosotros Vuestros ojos misericordiosos. Y después de este destierro, mostradnos a Jesús, fruto bendito de Vuestro vientre, oh misericordiosa, oh caritativa, oh dulce y tierna Virgen María. Amén.

Compartir con los tuyos