Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Oración de León XIII a San José por las necesidades de la Santa Iglesia

San José cumplió a la perfección su papel de padre, protector y proveedor de la Sagrada Familia. Toda su atención estaba constantemente centrada en Jesús. La Iglesia es la continuación de Cristo en la tierra. San José es por lo tanto el Padre, Patrón, Protector de la Santa Iglesia.
Oh, bendito José, recurrimos a ti en nuestra tribulación y, habiendo implorado la ayuda de tu Santísima Esposa, también buscamos confiadamente tu patrocinio. En nombre del afecto que os unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios; en nombre del amor paternal con el que rodeasteis al Niño Jesús, os rogamos que miréis favorablemente la herencia adquirida por Jesucristo al precio de su sangre, y que nos ayudéis con vuestro poder y ayuda en nuestras necesidades. Oh, guardián vigilante de la Sagrada Familia, protege a la privilegiada familia de Jesucristo; Padre amoroso, presérvanos de todo contagio de corrupción y error; protector poderosísimo, ayúdanos y asiste desde el Cielo en nuestra lucha contra el poder de las tinieblas. Y así como en el pasado nos arrebataste al Niño Jesús a riesgo de muerte, defiende hoy a la santa Iglesia de Dios contra las trampas del enemigo y contra toda adversidad, y cúbrenos a todos con tu constante protección, para que, siguiendo tu ejemplo y con tu ayuda, vivamos santos, muramos piadosamente y obtengamos la eterna bienaventuranza en el Cielo! Amén. ¡Oh San José, nuestro guía, protégenos! ¡Protege la santa Iglesia!

Compartir con los tuyos