This post is also available in: Français English

Liturgia para los domingos y las fiestas principales

Jesús Cristo Rey
Último Domingo de octubre – Cristo Rey

Introito

Digno es el Cordero que fue sacrificado para recibir poder, y divinidad, y sabiduría, y fuerza, y honor. A Él pertenecen la gloria y el dominio por siempre y para siempre. Aleluya, aleluya. Salmo 71. Oh Dios, con Tu juicio dota al Rey, y con Tu justicia, al Hijo del Rey. Gloria al Padre…

Oración

Dios todopoderoso y eterno, Tú has querido restaurar todas las cosas en Tu amado Hijo, el Rey de toda la creación; concédenos misericordiosamente que todas las familias de las naciones que han sido desunidas por la herida del pecado se sometan a Su dulcísimo dominio.

Epístola

Lección de la Epístola de San Pablo Apóstol a los Colosenses 1, 12-20

Hermanos: Damos gracias a Dios Padre que nos ha hecho dignos de compartir la suerte de los Santos en la luz. Nos ha rescatado del poder de las tinieblas y nos ha transferido al reinado de Su amado Hijo, en quien tenemos nuestra redención a través de Su sangre, la remisión de los pecados. Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. Porque en Él fueron creadas todas las cosas en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, ya sean tronos, o dominaciones, o principados, o poderes. Todas las cosas han sido creadas por y para Él, y Él es antes que todas las criaturas, y en Él todas las cosas se mantienen juntas. Él es la cabeza del cuerpo, la Iglesia; Él, que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todas las cosas tenga el primer lugar. Porque ha querido [Dios Padre] que en Él habite toda la plenitud, y que por medio de Él reconcilie consigo todas las cosas, ya sea en la tierra o en los cielos, haciendo la paz por medio de la sangre de Su Cruz, en Cristo Jesús nuestro Señor. – Gracias a Dios.

Gradual – Salmo 71, 8, 11

Gobernará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. Todos los reyes Le rendirán homenaje, todas las naciones Le servirán. Aleluya, aleluya. – Daniel 7, 14. Su poder será un poder eterno que no será quitado, y Su reinado no será destruido. Aleluya.

Evangelio

Continuación del santo Evangelio, según San Juan 18, 33-37

En ese momento, Pilato Le dijo a Jesús, «¿Eres el Rey de los Judíos?» Jesús respondió: «¿Dices esto de ti mismo o te lo han dicho otros de Mí?» Pilato respondió: «¿Soy judío? Tu propio pueblo y los jefes de los sacerdotes Te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?» Jesús respondió: «Mi reinado no es de este mundo. Si Mi reinado fuera de este mundo, Mis discípulos ciertamente habrían luchado para que no fuera entregado a los Judíos, puesto que Mi reino no es de aquí.» Entonces Pilato Le dijo: «¿Eres entonces un Rey?» Jesús respondió: «Tú lo dices; Yo soy Rey. Por eso nací y vine al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha Mi voz».

Reflexión sobre el Evangelio

Jesús aparece en la corte de Pilatos

Yo soy el Rey

El Señor es nuestro juez, el Señor es nuestro legislador, el Señor es nuestro Rey. Es Él quien nos salvará. (Isaías 33, 22)

El último domingo de octubre, la Iglesia celebra a Cristo Rey. Al instituir esta solemnidad, el Papa Pío XI quiso proclamar solemnemente la realeza social de Nuestro Señor Jesucristo en el mundo: Rey de almas y conciencias, de mentes y voluntades, Cristo es también el Rey de familias y ciudades, de pueblos y naciones, el Rey de todo el universo. Como Pío XI mostró en su encíclica Quas primas del 11 de diciembre de 1925, el secularismo es la negación radical de esta realeza de Cristo: al organizar la vida social como si Dios no existiera, engendra la apostasía de las masas y lleva a la sociedad a su ruina.

Dom Gaspar Lefebvre, Misal y Vísperas diarias, Brujas (Bélgica), Apostolado litúrgico, Abadía de San Andrés, 1951, «Fiesta de Cristo Rey», p. 2015.

 

El anuncio de la Realeza de Cristo salió de los labios de Jesús en un momento muy solemne, durante el proceso que precedió a Su Pasión. Pilato Le preguntó precisamente sobre este tema: «¿Eres Tú el Rey de los Judíos?» A esta primera pregunta, Jesús no respondió directamente. Porque no es el rey de un pueblo determinado, y Su Reino no tiene nada en común con los de la tierra. Pero a la segunda pregunta, más precisa, «¿Eres entonces un rey?», respondió sin dudarlo: «Tú lo dices, ¡soy un rey!» Jesús proclama Su reino de la manera más formal, ante el poder supremo de Palestina. Lo proclama, no en medio de una multitud entusiasta, ni en el triunfo de Sus milagros, sino en cadenas, ante quien está a punto de condenarlo a muerte, ante un pueblo ávido de Su Sangre, unos momentos antes de ser arrastrado al Calvario donde, desde lo alto de la cruz, sobre Su cabeza coronada de espinas, aparecerá, por primera vez, el título de Su realeza: «Jesús el Nazareno, Rey de los Judíos».

Él, que había huido cuando el pueblo entusiasta quiso proclamarlo su Rey, Se declara Rey en medio de las inauditas humillaciones de la Pasión, afirmando así de la manera más clara que Su reino no es de este mundo, que Su realeza es tan sublime que ni los insultos ni los ultrajes pueden velarlo. Pero Jesús también nos dice, con este gesto, que quiere que Su realeza brille mucho más como una conquista lograda al precio de Su Sangre, que como un título que Le pertenece por su naturaleza divina.

Con todo el impulso de nuestra alma, vayamos al encuentro de este Rey divino que se nos presenta de forma tan humana, amorosa y acogedora, este Rey divino que extiende Sus brazos en la Cruz para atraernos a todos a Él, que nos muestra la herida de Su costado como símbolo de Su amor. No sólo no queremos eludir Su dominio, sino que lo llamamos, lo pedimos, para que tenga primacía en nuestras mentes, en nuestros corazones, para que El sea dueño de nuestra voluntad. Queremos someternos a nosotros mismos y a todo lo que nos pertenece «a Su más dulce poder». (Colecta de la Misa)

Padre Gabriel de Santa María Magdalena, O.C.D., Intimité divine, Paris, Librairie du Carmel, 1961, Vol. II, p. 593-594.

Jesús Cristo Rey
Jesús, Cristo Rey,
¡Reina en nuestros corazones!

Himno para la fiesta de Cristo Rey Te sæculorum Principem

1. Oh Cristo, Te proclamamos el Príncipe de los siglos, el Rey de las naciones, el único Maestro de mentes y corazones.

2. Una multitud criminal grita: «¡No queremos que Cristo reine!» Te aclamamos como el Rey soberano de todos los hombres.

3. Oh Cristo, el Príncipe de la Paz, somete a Ti los corazones rebeldes, y por Tu Amor reúne en un solo rebaño a los que han dejado el camino correcto.

4. Por eso Tú cuelgas, con los brazos abiertos, en la Cruz sangrienta, mostrándonos Tu Corazón atravesado por la lanza y ardiendo con el fuego del amor.

5. Por eso en los altares Te escondes bajo las especies de vino y pan, haciendo brotar de Tu pecho traspasado la salvación de los hijos de Dios.

6. Que los gobernantes de las naciones Te honren con adoración pública, que los magistrados y jueces Te veneren, que las leyes y las artes sean la expresión de Tu Realeza.

7. Que los estandartes de los reyes que están sujetos a Ti brillen en gloria; que nuestra nación y los hogares de sus ciudadanos se inclinen bajo la dulzura de Tu cetro.

8. Gloria a Ti, oh Jesús, que dominas y gobiernas a los príncipes de este mundo, y al Padre y al Espíritu Santo, a través de las generaciones eternas. Amén.

+ Todo el poder Me ha sido dado,
+ En el cielo y en la tierra.

Himno. – Tiene escrito en Su vestido y en Su muslo: Rey de reyes y Señor de señores. A Él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.

Colecta. – Dios todopoderoso y eterno, que en Tu amado Hijo, Rey de todo el mundo, ha querido restaurar todas las cosas de nuevo, concede en Tu misericordia que todas las familias de las naciones, desgarrados por la herida del pecado, pueden ser sometidas a su más suave gobierno: Quien vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.