Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Sagrada Familia

Los sabios polacos.

Tras la insurrección polaca de 1863, un general ruso había obtenido del zar, por sus servicios, grandes tierras, confiscadas a la abadía católica de Turek, en el círculo de Sandomir. Llamado a servir en la guerra ruso-turca de 1876, quiso, antes de partir a la campaña, ganarse nuevos favores del zar. Así que mandó llamar a sus siervos, casi todos ellos pobres polacos, y les dijo: «Os daré a cada uno de vosotros un hermoso pedazo de tierra antes de irme, pero antes debéis cambiar la religión católica por la ortodoxa rusa. Piensadlo seriamente y volved pronto para darme vuestra respuesta». Estos pobres campesinos se consultaron entre sí, y luego volvieron al general con un aire muy alegre. «Excelencia», dijeron, «esta es nuestra opinión. Cuando alguien ofrece cambiar su caballo por el nuestro, y añade un precio extra, concluimos que nuestro caballo es mejor que el suyo. Por lo tanto, nuestra religión debe ser mejor que la rusa, ya que todavía quieres darnos tierras para cambiar nuestra religión. Por lo tanto, seguiremos siendo lo que somos.» «¡Sinvergüenzas!», gritó el general, «marchaos rápido o haré que os administren el moratón».

La fidelidad a su fe de estos pobres campesinos es digna de todo elogio. No se debe cambiar de religión por razones humanas.

Otras historias...