Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

El collar roto.

Una princesa se dirigía con sus dos hijas a una boda en un castillo cercano. Los tres iban ricamente vestidos y llevaban valiosos collares. Al borde del bosque por el que pasaba el camino, el carruaje, conducido a toda velocidad, rozó un árbol, y una rama rompió el collar de una de las princesas. Ella gritó y el cochero detuvo inmediatamente el carruaje. Pero las perlas, violentamente arrancadas, se esparcieron por todas partes y tardó más de una hora en recogerlas, muy enfadada por llegar demasiado tarde a la boda. Pero justo cuando estaban a punto de ponerse en marcha de nuevo, un leñador salió del bosque, cubierto de polvo y sudor. Cuando los vio, dijo: «Gracias a Dios que todavía están aquí. Una banda de ladrones les esperaba en el bosque; me he enterado de sus planes, y vengo a vos dando muchos rodeos para advertiros del peligro que corren». La princesa recompensó generosamente al valiente leñador y se dio la vuelta.

Un sueño.

Un piadoso caballero tenía un hijo llamado José al que amaba apasionadamente. Todos los días rezaba por él y lo encomendaba sobre todo a la protección de San José. Pero sucedió que el hijo enfermó y murió, y el caballero, entristecido, perdió casi toda la confianza en la oración. En este estado de abatimiento, en la víspera de la fiesta de San José, tuvo un sueño cuyo recuerdo le acompañó durante toda su vida. Le pareció que estaba haciendo un viaje y que al pasar junto a un árbol vio a un apuesto joven que se había ahorcado. Cuando quiso ver al muerto más de cerca, se le acercó un hombre y le dijo: «Así es como habría acabado su hijo si hubiera vivido hasta esta edad». Cuando se despertó, el señor reconoció que el buen Dios había querido que comprendiera con este sueño que la muerte prematura de su hijo era en realidad una gracia.

Lo que a veces nos parece una desgracia es a menudo una gran felicidad, una bendición de la divina Providencia.

Otras historias...