Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

El pequeño José protegido por su santo Patrón.

En el año 1631 se abrió un vasto cráter en el monte Vesubio, del que salió tal diluvio de fuego y cenizas que, como un río desbordado, la lava ardiente cubrió las regiones vecinas, y en particular el lugar llamado la Torre Griega. En este lugar vivía una mujer llamada Camila, que era muy devota de San José, y tenía un sobrino en su casa, un niño de cinco años, al que llamaba con el nombre de este santo Patriarca. Para escapar de este río de fuego, tomó al niño en brazos y emprendió la huida. Pero, seguida de cerca por la lava, y encontrando el paso cerrado por una gran roca que se adentraba en el mar, estaba expuesta al doble peligro de ser golpeada y consumida si se detenía, o de morir ahogada si se lanzaba al mar. En este momento crítico, la pobre mujer se acordó de su protector: «San José, gritó, te encomiendo a tu pequeño José: a ti te corresponde salvarlo.» Al oír estas palabras, dejó al niño sobre la roca y saltó con valentía a las olas. Pero en lugar de caer, como tenía que hacer a su antojo, se encontró a una buena distancia sobre la grava, sin ningún daño; su pena entonces fue grande al recordar al niño que había dejado a merced de las llamas. Comenzó a correr aquí y allá, fuera de sí y lamentando su desgracia. De repente oyó que la llamaban por su nombre: era la voz del niño que venía a su encuentro lleno de vida y rebosante de alegría. «Oh, Dios -exclamó Camila, estrechándolo entre sus brazos-, ¿quién fue el que te hizo escapar de las cenizas que iban a sofocarte y del fuego que iba a consumirte? – Era San José», respondió el niño. Y la piadosa Camila, llorando de felicidad, se arrodilló para dar gracias a su amoroso protector por los dos milagros que acababa de realizar a la vez, al preservar a su sobrino de las llamas que estaban a punto de alcanzarle, y a ella misma de las olas en las que naturalmente caería y perecería.

(Recupitus, Observaciones sobre el Monte Vesubio).

Ninguna oración de nuestra alma se pierde. El cielo está atento al menor de nuestros suspiros. Nuestras miserias terrenales son muy pequeñas comparadas con el poder de los Elegidos de Dios.

Otras historias...