Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

El centavo de San José.

Poco después de la gran Revolución Francesa, un obispo, al regresar a una diócesis deteriorada, se sintió muy afligido por no tener casas religiosas en el territorio confiado a su cuidado. Un día se enteró de que algunas monjas, después de haber vagado juntas por diferentes regiones, sin separarse nunca, habían vuelto a la región de la que habían sido expulsadas por los revolucionarios. El prelado escribió a la superiora para pedirle una colonia de sus monjas, y algunas de ellas le fueron enviadas.

Cuando llegaron, les dijo: «Yo mismo soy pobre, no puedo daros nada; tomad huéspedes y viviréis de su pensión con ellos». Para darse a conocer en una ciudad en la que apenas eran conocidos por nadie más que por Dios, empezaron por acoger a pobres internos, a los que llevaban de paseo en sus días libres. Era una forma humana…

Mientras tanto, como la casa no era saludable, las amas de casa y los internos enfermaron en gran número. Entonces, la hermana enfermera se dirigió a la superiora, que también era la ecónoma, para pedirle un poco de dinero para comprar algunos dulces para los pobres enfermos. Ah, mi querida hermana –respondió la madre–, soy muy pobre. – Madre, dame lo que puedas. – Pero, ¿cuánto necesitas? – Madre, ya que eres tan pobre, dame dos monedas. – ¡Oh, dos peniques! ¡Dos peniques! ¡Pero sólo tengo dos peniques en total, y no quiero dejar a la comunidad sin dinero! – Así que, madre, dame un centavo, y veré si puedo comprar algo de regaliz o algo para nuestros pobres pacientes.»

Cuando la enfermera se marchó, la superiora miró con tristeza el último céntimo que tenía en la mano, diciéndose a sí misma: «¡Aquí tienes ese pobre céntimo a la cabeza de esta numerosa casa!» Le vino un pensamiento que consideró una inspiración divina. Se levantó, rápida como un rayo, y fue a la capilla, donde había una estatua de San José de un metro de altura. Se arrodilla ante esta imagen.

«Mi buen Santo», dijo, «has sido el ecónomo de la Sagrada Familia, y aunque pobre, no les has dejado de lado. Por eso he venido a elegirte hoy como ecónomo de esta otra familia y, como muestra de mi confianza en ti, te doy la cartera.» Luego puso la moneda en la mano del nuevo procurador y se retiró llena de confianza.

Unos momentos después, llamaron a su puerta:

«Madre», dijo el portero, «hay un hombre en el salón que quiere hablar contigo. Se fue con la madre asistente.

«Señoras», dijo el visitante, «saben que he trabajado para ustedes. – Sí, lo recuerdo, y estamos satisfechos con su trabajo». El trabajador, rascándose continuamente la oreja: «Señoras, es que… es que… – Bueno, ¿qué pasa? – Es que… me has pagado dos veces; mi conciencia no está tranquila, y me veo obligado a devolverte esta suma». Eran 40 francos. ¡Una suma enorme, cuando a uno no le queda nada! Sin embargo, el nuevo procurador no se detuvo allí; pronto trajo a una rica dama que presentó a su hija como huésped, y pagó la pensión por adelantado, luego una segunda, luego una tercera, etc.

– Varios años más tarde, la madre Superiora declaró: Mira esta inmensa casa que hemos hecho construir y que nos ha costado más de 300.000 francos, está totalmente pagada, y el céntimo sigue en manos de San José. Cuando llega una novicia, suele ir a barrer, quitar el polvo, etc., y encuentra este centavo, e inmediatamente me lo trae con espíritu de pobreza. «Madre, aquí hay un centavo que encontré. – ¿Y dónde lo encontraste, hija mía? – En la mano de San José. – Bueno, es su lugar, ¡llévalo allí!» Esta es la historia de un centavo de San José.

San José era el ecónomo de la Sagrada Familia. Aunque era pobre, no dejaba que le faltara nada. Por lo tanto, es prudente elegirlo como ecónomo de su familia. Nunca decepciona a los que se confían a él con fe».

San José nos ayuda en nuestras dificultades temporales.

Hace unos meses, me encontraba en una situación empresarial muy crítica. Tuve que pagar una suma muy considerable de dinero en muy poco tiempo, y esto después de haber sido advertido y amenazado. El acreedor no iba a esperar más, y el embargo de lo que aún poseía estaba destinado a producirse. En esta situación, tan dolorosa como difícil de describir, decidí confiar en ciertas personas íntimas. Ellos, comprendiendo fácilmente la magnitud de mis tormentos, me instaron a recurrir a la oración. Fue entonces cuando iniciamos juntos dos novenas, una a la Santísima Virgen y otra a San José, rogándoles que me sacaran de mi apuro de la manera más ventajosa posible, si era la voluntad de Dios. Cuando las novenas terminaron y el plazo se acercaba a su fin, no hubo ninguna mejora en mi triste situación. Un poco desconcertados, seguimos rezando. Mientras tanto, volví a intentar acercarme a los amigos para pedirles ayuda mediante un préstamo, pero no pude obtener nada. Finalmente, en el último momento, me sorprendió y me alegró especialmente ser recibido inesperadamente por personas con las que no tenía ninguna relación y a las que creía incluso hostiles; me ofrecieron todo el dinero que necesitaba para satisfacer inmediatamente a mi acreedor.

Que estos ejemplos, en los que la protección de San José es claramente visible, aumenten nuestra devoción y reaviven nuestra confianza en este gran Protector.

Otras historias...