Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

La mendiga piadosa protegida por San José.

Las Congregaciones de la Santísima Virgen han sido siempre el jardín donde Jesús reunió a Sus esposas más fervorosas como flores hermosas. Incluso hoy, Su mano se extiende a menudo para arrancar alguna flor, que ella planta en el suelo bendito de la vida religiosa.

María, una señorita que formaba parte de la Congregación establecida en la Casa de Trabajo del Sagrado Corazón, tenía, desde los doce años, un fuerte deseo de consagrarse a Dios. Sus padres, agricultores pobres que se vieron obligados a abandonar su minifundio por sucesivas desgracias, vivían en la pobreza en Laval. Mientras la madre tejía, María, como la mayor, cuidaba de los cinco niños pequeños que la seguían. Activa y trabajadora, seguía contribuyendo con su trabajo a la subsistencia de la familia. Antes de hacer un pequeño retiro, acortó su sueño durante unas semanas, para ganar lo que sus padres habrían ganado con los tres días que quería dedicar a la oración. Así que su madre no podía oír hablar de la vida religiosa para ella. Sin embargo, la superiora de la comunidad le dijo claramente: «No te recibiré hasta que hayas obtenido el consentimiento de tu madre y ella haya decidido traerte por sí misma». Esta condición parecía inalcanzable para la pobre niña, cuando su madre, después de mil negativas, le lanzó como un desafío: «¡Dame cuatrocientos francos, y te dejaré ir!» Cuatrocientos francos! Es una fortuna para María, que no tiene ni un céntimo, y que no puede tomar nada de su trabajo habitual, que ya prolonga demasiado hasta la noche. Pero el ferviente congregacionista no se desanimó: «¡Pediré limosna!»

Era el mes de marzo: la joven recibió una estatuilla de San José, que contenía su primera limosna. Al día siguiente, fue a comulgar a Saint-Joseph-des-Champs, una famosa peregrinación en los alrededores de Laval, y allí comenzó su búsqueda. Con retazos y afrentas, pronto reunió 60 francos, 100 francos, 200 francos. Una de las hijas de María elevó su pequeño tesoro a 300 francos de una sola vez.

Se acercó el mes de mayo, y fue bajo los auspicios de la Santísima Virgen María que la piadosa congregacionista quiso hacer su entrada en religión. Siempre acompañada por su poderoso Protector, volvió a llamar a la puerta; pero su delicadeza no le permitió presentarse en las casas que la habían acogido la primera vez, y en todas las demás sólo recibió humillaciones. Luego miró su estatuilla: «Mi buen Santo», le dijo, «¡es bueno para mí, pero no me llena la cartera!» Por fin se encuentra con una de sus primeras benefactoras, que le pregunta cuánto más necesita. «¡Ay! ¡Señorita, 70 francos! – Pues bien, aquí están: lleva esta nota al Sagrado Corazón.» María no se dejó vencer por la alegría; ya estaba a los pies de la Superiora, y pronto Jesucristo la contó entre Sus esposas.

San José, el fiel guardián, veló con amor y diligencia por los dos mayores tesoros que ha dado la tierra. Acudamos a él como al mejor de los padres: no nos fallará.

Otras historias...