Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

Inocencia reconocida.

Un hijo único, que mantenía a su anciana madre, discutió un domingo con un vecino; desgraciadamente, la casa de éste se incendió la misma noche de la disputa. Se apresuró a acusar a este joven de haberla puesto. Este último, a pesar de ser inocente, fue detenido y encarcelado; su único testigo en su defensa fue su anciana madre, con la que había pasado la noche. En cuanto estuvo en la cárcel, pidió a su alcaide que fuera a decirle al sacerdote que le había enseñado religión que rezara a San José por él; que nada en el mundo le salvaría sino el buen Dios y este gran Santo. Inmediatamente el buen sacerdote hizo rezar a todos los niños de su clase. El joven permaneció en prisión durante tres días en una ansiedad difícil de describir. En todos los interrogatorios a los que le hizo someterse el fiscal imperial, mostró sin embargo tanta calma, resignación y piedad que sus jueces coincidieron, con gran asombro de todos, en que sus sentimientos eran demasiado religiosos para ser un pirómano, y finalmente fue absuelto. Al salir de la cárcel, este joven se dirigió directamente al sacerdote amigo para darle las gracias; entró en el oratorio, y allí, arrojándose a los pies de San José, dio las gracias a su libertador.

Admirable renuncia.

La siguiente carta del párroco de La Guéronnière puede leerse con edificación:

El pasado 18 de julio se produjo una terrible tormenta que sembró el terror en nuestros campos. Una inmensa nube de negrura marfil cubría la parte sur de nuestra parroquia. Pronto cayó granizo en abundancia y los granizos eran de un tamaño aterrador. En este punto, la cosecha fue literalmente aplastada. Ya no quedaban mazorcas en pie y los granos, mezclados con el granizo, cubrían el suelo.

Grande fue la desolación de los campesinos. La pérdida de algunos fue completa, la de otros fue de tres cuartos o la mitad.

En estos días, me llamaron cerca de uno de estos campesinos arrendatarios que estaba enfermo; la pobre mujer estaba especialmente abrumada por la dolorosa impresión de la pérdida que acababa de experimentar. ¿Cómo alimentar, durante un largo año, a muchos niños?

Tuve que consolarla. Su marido estaba allí. «Estad tranquilos y confiad en el buen Dios», les dije, «Él sabrá compensaros… San José sufría a menudo la angustia de una angustia más dolorosa para él, porque tenía que alimentar el tesoro divino, Jesús, que se le había confiado. – Yo no pido -respondió el marido, cristiano devoto y miembro de la Asociación de San José-, pido a Dios una compensación sólo en el cielo; cuando esta prueba vuelva a pasar muchos años después, terminará, y no nos moriremos de hambre; pero la recompensa en el cielo no terminará.» Y añadió: «Me sentiría muy apenado si me hubiera quejado del buen Dios o me hubiera disgustado con él. ¿No es Él el dueño de nosotros y de nuestros bienes?»

La vida de San José en la tierra estuvo llena de pruebas de todo tipo. Su alma, aunque dolorida, se ajustaba absolutamente a la Voluntad de Dios. Cuanto más se ponía a prueba su fe, más fuerte se hacía y más aumentaba su amor por Dios. Supliquemos a este gran Santo que nos obtenga una fe inquebrantable y un amor que nada pueda derribar.

Otras historias...