Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Jesucristo llama a la puerta de nuestro corazón.

Los Santos, fieles a las inspiraciones del Espíritu Santo.

San Norberto (1075-1134).

San Norberto procedía de una familia noble y llegó a la corte de Enrique V, emperador de Alemania. Vivió la vida de la corte durante algún tiempo, pero un día, mientras estaba de caza, le sorprendió una tormenta y un rayo cayó cerca de él. Su caballo se encabritó asustado y tiró a Norbert al suelo. Cuando recobró la conciencia, se alteró y tembló al pensar en lo que le habría ocurrido si hubiera tenido que comparecer ante el tribunal de Dios. Agradeció al Salvador que le diera tiempo para hacer penitencia. A los 30 años se hizo sacerdote, vistió el hábito de bure y predicó la penitencia en varios países. Posteriormente fundó la Orden Premonstratense en 1120 y murió como arzobispo de Magdeburgo en 1134. Su cuerpo descansa en el claustro de Strahov, cerca de Praga, donde fue transportado durante la Guerra de los Treinta Años.

Fue la obra del Espíritu Santo la que actuó en San Norberto.

San Francisco de Borja (1510-1572).

San Francisco fue un duque que vivió en la época de Carlos V. Hizo todo lo posible por ganarse el favor de la emperatriz Isabel y se convirtió en su favorito. De repente, la emperatriz enfermó y murió en la flor de la vida. Francisco Borgia recibió órdenes del emperador para que el cuerpo de Isabel fuera trasladado a Granada, donde debía ser enterrada en la tumba real. En Granada, el féretro se abrió según la costumbre para que todos pudieran ver el cuerpo de la emperatriz. El cadáver tenía un aspecto terrible: la cara estaba completamente desfigurada y un olor nauseabundo hacía que fuera casi imposible verlo. En ese momento, un destello de gracia divina pasó por la mente de Francisco de Borja, y se dijo a sí mismo: «¡Qué rápido pasan la belleza, el poder y la felicidad! ¿Qué recompensa tengo ahora por todos mis esfuerzos? Nunca más quiero servir a una criatura que puede ser arrancada de mí por la muerte. Desde hoy quiero servir a Dios.» Luego pasó la noche en oración, y más tarde entró en la Compañía de Jesús y murió como general de la Orden (1572).

La conversión de San Francisco de Borja es una prueba de la eficacia de la gracia divina.

San Antonio, primer ermitaño (250-356).

San Antonio nació en Egipto y fue educado en el temor de Dios. A los 19 años perdió a sus padres y entró en posesión de una inmensa fortuna. Pero desde muy joven los pasajes de la Sagrada Escritura relativos a la pobreza evangélica habían causado una gran impresión en su alma, y un día que meditaba en la iglesia sobre la pobreza en la que habían vivido Nuestro Señor y los apóstoles, no pudo evitar el pensamiento de que era en la pobreza donde mejor se podía servir a Dios. Durante la misa, el sacerdote leyó las palabras del Evangelio: «Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Después ven y sígueme». Antonio creyó oír la voz de Dios. Volvió a su casa, vendió todo lo que tenía, distribuyó el dinero a los pobres y se convirtió en ermitaño. En el desierto llevó una vida sobria y ascética, y a pesar de su extrema frugalidad y sus largos ayunos llegó a la edad de 106 años.

La determinación heroica de Antonio fue obra del Espíritu Santo, ayudado por la correspondencia de Antonio a Su gracia. – Los Santos estaban atentos a Dios y seguían fielmente Sus inspiraciones.

Otras historias...