Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Jesucristo llama a la puerta de nuestro corazón.

El Calvario.

El Calvario, donde Jesucristo fue crucificado, toma su nombre de la palabra latina calvaria (cráneo). Este nombre está vinculado a una tradición judía recogida por los Padres. Se dice que Noé puso el esqueleto de Adán en el arca en el momento del diluvio y que luego se lo entregó a su hijo Sem, que enterró los huesos en el Calvario, cerca de Jerusalén. La cruz en la que murió Jesucristo se alzaba sobre estos huesos y la sangre del Salvador brotó por una fisura en el cráneo del primer hombre. Esta tradición llevó a la construcción de la «Capilla de Adán» en este lugar. Esto también explica por qué a veces se encuentra una calavera al pie de la cruz.

Dr. Emmanuel Veit.

El famoso predicador vienés Emmanuel Veit, que también era médico y poeta, era judío de nacimiento. Como su padre leía a menudo la Biblia, el joven se sabía muchos pasajes de memoria. Después de terminar la carrera de filosofía, Veit estudió derecho en la Universidad de Praga y, por curiosidad, a veces tomaba cursos de teología. Un día oyó que se cumplían varias profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías en Jesús de Nazaret. De vuelta a la casa de su padre, el estudiante comenzó a buscar los textos citados por el profesor de Praga. Pero el padre, temiendo que su hijo se hiciera cristiano, arrancó las hojas que contenían estos pasajes. Cuando Emmanuel vio que faltaban algunas páginas y que algunos pasajes estaban ilegibles, le preguntó a su padre por qué. Recibió una bofetada por su respuesta. Pero Veit estudió la Biblia aún más intensamente y se convenció de la verdad del cristianismo. Como director de la escuela de veterinaria, estudió teología en la Universidad de Viena y se ordenó sacerdote en 1821. Diez años después fue predicador en la catedral de Viena, donde adquirió una extraordinaria influencia tanto por sus conferencias como por sus numerosos escritos.

La convicción de que las profecías del Antiguo Testamento se cumplían en la persona de Jesucristo llevó a Emmanuel Veit y a muchos otros judíos al cristianismo.

Otras historias...