Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

La Sagrada Familia en oración

El beso de Juanito

Al volver de un paseo, el pequeño Juan, entrando con su madre en un convento, vio a una monja cortando hostias, que habían sido hechas esa misma mañana con harina muy blanca. El niño, al enterarse de que estas hostias iban a ser utilizadas en la misa del día siguiente, se puso de repente muy serio. Entonces su rostro se iluminó con una sonrisa angelical y, acercándose a la mesa donde estaban las hostias grandes y pequeñas, besó una grande con infinito respeto. «Pero, mi Juancito, observó la monja, ¡el buen Jesús no está allí! – Lo sé -dijo el niño con voz suave-, pero Él estará allí mañana por la mañana en la misa, y quiero que encuentre allí el beso del pequeño Juan. – ¿Por qué, añadió la madre, has elegido una hostia grande en lugar de una pequeña?» Y el niño respondió: «Era para hacer un beso más grande».
Juan de B. tenía entonces sólo cuatro años. Hoy ve al pequeño Jesús en el cielo. Porque la muerte le arrebató a su madre al final de su octavo año.

Otras historias...