Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Senora de La Salette

Cuánto desagrada el pecado a María.

Leemos en las cartas anuales de la Compañía de Jesús, que en la India un joven, saliendo de su habitación para cometer un pecado, oyó una voz que le gritaba: “¡Detente! ¿A dónde vas?”. Se volvió y sus ojos se fijaron en una estatua de Nuestra Señora de los Dolores que estaba allí y que, sacando la espada clavada en su pecho, se la presentó diciendo: “Toma esta espada y traspásame a Mí antes que herir a Mi Hijo con este pecado.” Ante estas palabras, el joven, todo contrito y rompiendo a llorar, se postró en el suelo, pidió a Dios y a la Santísima Virgen el perdón de su culpa y lo obtuvo.

Otras historias...