Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Nuestra Señora del Purgatorio

Un hereje que se hizo católico por la creencia en el purgatorio

Un hereje había perdido a su querido hermano en medio de una fiesta, y no dejaba de recordar el repentino paso de la fiesta al ataúd. Su alma necesitaba tranquilidad; conocía toda la pureza que se requiere para el cielo, y en su culto protestante no encontraba ningún lugar intermedio entre los atrios celestiales y las profundidades del abismo. Para distraerlo, se le ordenó viajar, y el joven escocés llegó al continente. Un creyente que iba en el mismo barco que él no tardó en entablar una conversación con él, y muchos puntos de contacto unieron a los dos hombres. Cuando desembarcaron, se alojaron en el mismo hotel. Al cabo de unos días, el escocés reveló a su nuevo amigo católico aquello que tanto dolor había sembrado en sus jóvenes años: la muerte de su hermano y su preocupación por el destino eterno de quien tanto había amado. «Ah!» dijo un Día de los Muertos, «por amor a mi hermano adoptaré tu rito. Tu adoración hace posible que nos amemos después de la muerte; tus oraciones alejan el terrible silencio de la tumba. Todavía conversas con los que han dejado la vida; entre los límites del cielo y la tierra, Dios te ha revelado un lugar de expiación. ¡Quizá mi hermano esté allí! Me hago católico, para librarle de ello, para consolarme aquí abajo, para aliviarme de este peso que me oprime; este peso ya no lo tendré cuando pueda rezar.» Y cumplió su propósito.

Otras historias...