Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Señora del Purgatorio

Uno nunca olvida los buenos principios recibidos en la infancia

Un joven había llevado una vida poco cristiana. Más de una vez había disgustado a su madre, a la que quería mucho; sin embargo, sus malas pasiones, por no hablar de las malas compañías, se lo llevaban siempre. Él también quería rezar, pero había olvidado sus oraciones, aunque tenía muchos conocimientos; tomó un libro de piedad, pero no pudo encontrar ni siquiera el Oficio de Difuntos, ni siquiera el De Profundis. Entonces se indignó y se dijo en su corazón: «¡Desgraciado que eres, ni siquiera puedes rezar por tu madre! ¡Pobre madre, siempre será infeliz por haberte tenido como hijo! Además, mis oraciones no le servirían de nada. Pues no, no será así: aprenderé de nuevo mi religión; me confesaré y comulgaré por mi madre». Y no sólo fue fiel, sino que después se convirtió en un excelente cristiano.

Otras historias...