Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Niño Jesús, ¡Te amo con todo mi corazón!

El banquero irreligioso.

Un rico banquero quebró. Tres clientes que le habían confiado su capital, se reunieron poco después y hablaron de su desgracia. Me ha estafado –dijo uno de ellos– 80.000 francos. – Yo», dijo el segundo, «es peor: he perdido 100.000. ¿Y qué hay de ti? – Yo», contestó el tercero, «sólo estoy por 10 francos. – ¿Cómo lo has hecho –exclamaron los otros dos, asombrados–, tú que siempre habías depositado sumas tan considerables en este banco? – Retiré mis depósitos a tiempo. Los otros dos quisieron saber el motivo de esta retirada, y tuvieron la siguiente respuesta: «Un día leí en un periódico que nuestro banquero había pronunciado un discurso en el que se había burlado de Dios, de la fe y de la Iglesia. Llegué a la conclusión de que mi dinero no estaba seguro con un hombre así, pues esa gente es capaz de cualquier cosa; y retiré mi dinero.»

No se puede confiar en la gente sin religión.

Otras historias...