Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Oración de humildad enseñada por Jesús

Jésus couronné d'épines

(Oración enseñada por Jesús a Sor Benigna Consolata, monja Visitandina)

Dios mío, mi Amor soberano, mi Todo, yo, nada de nada, nada bueno, nada en virtud, nada en fidelidad, nada en correspondencia a Vuestras gracias, he aquí que, desde el profundo abismo de mi miseria, Os suplico, por el abismo de Vuestra misericordia, que me concedáis la gracia de conoceros y de haceros conocer, de amaros y de haceros amar, de serviros y de haceros servir, tan perfectamente como es posible para una pobre criatura, y para Vuestra mayor gloria.

  • «Yo, dice Jesús, te atestiguo que cada vez que un alma pronuncia este acto con un verdadero sentimiento de profunda humildad, hiere Mi Corazón con una flecha de oro y, de esta herida, se desborda un torrente de gracias para el alma y para la Santa Iglesia. Es también la mejor preparación para la Santa Comunión, porque Dios Se comunica a los humildes con mayor abundancia.»

Compartir con los tuyos

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.