Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Sagrada Familia

Consuelo por la pérdida de un hijo predilecto.

Algunos padres estaban inconsolables por la muerte de un chico piadoso y con talento. Un día, la madre confió su dolor a su párroco, quien abrió la Biblia y leyó el siguiente pasaje del Libro de la Sabiduría: «Como le agradó a Dios, se convirtió en su hijo predilecto, y como vivía entre pecadores, Dios se lo llevó. Fue arrebatado para que el mal no corrompiera su entendimiento, y el error no engañara su corazón… Perfecto en poco tiempo, llenó muchos años, pues su alma cumplió con el Señor, que se apresuró a separarlo de la sociedad de los hombres viciosos.» (El párroco le dio a la madre una explicación del texto sagrado, y ella prometió no quejarse más, para no ofender la bondad de Dios. Luego volvió a casa, llenó el alma de su marido con los mismos consuelos y le inspiró los mismos sentimientos de resignación.

Dios, conociendo todas las cosas, prevé que muchos justos se corromperán por la maldad del mundo, y se lo lleva en la flor de su edad. Este es un pensamiento que deberían meditar quienes lloran a un difunto querido, arrebatado prematuramente por la muerte.

La oración de un escolar.

El pequeño de un buen artesano se había enfriado. Cuando quiso ir a la escuela al día siguiente, su padre le dijo: «Querido, estás indispuesto, no puedes ir a la escuela; quédate en la habitación caliente y trabaja aquí. Coge tu lápiz y tu pizarra y haz un ejercicio de escritura. El niño obedeció y escribió la siguiente oración: «Jesús mío, te ruego que me hagas un niño piadoso. Si no llego a serlo, sácame de esta tierra, recíbeme en el cielo, hazme como los ángeles. Poco después, el niño se quejó de un violento dolor de garganta y tuvo que ser acostado; al día siguiente le sobrevino la difteria, y al día siguiente había dejado de vivir. Los padres guardaron la pizarra de su hijo como una preciosa reliquia y se consolaron pensando que el Salvador había respondido a la oración de su querido hijo.

Dios llama a más de un niño para que vuelva a ser un ángel en el cielo, porque prevé que ese niño habría sido malogrado en este mundo y condenado en la eternidad.

Otras historias...