Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

Escolares bajo el árbol.

Los escolares de un pueblo cercano a Reichenberg, en Bohemia, hicieron una excursión al bosque el 20 de abril de 1890 y prometieron pasarlo bien. Pero una tormenta aguó la fiesta y, en cuanto empezó a llover, los 31 niños se refugiaron bajo un árbol de gran porte. Invocaron con devoción a su ángel de la guarda y, de repente, una niña se sintió instintivamente obligada a abandonar el árbol y se llevó a varios niños con ella. Los demás los siguieron espontáneamente, y apenas se alejaron del árbol, un rayo lo abrió y lo consumió parcialmente. Los padres de los niños, que atribuían su salvación a sus ángeles de la guarda, erigieron con gratitud una cruz en este lugar memorable.

Un sacerdote salvado providencialmente.

Un cura de pueblo, que tenía una gran devoción por su ángel de la guarda y las almas del purgatorio, estaba estudiando su sermón para el domingo siguiente. De repente, recordó que llevaba más de una semana guardando bulbos de jacinto para la tumba de su padre, muchos de los cuales ya habían crecido mucho. Debo plantarlas esta misma tarde», se dijo, «si no, no crecerán el año que viene». El sacerdote salió y se dirigió al cementerio que estaba al lado de la iglesia. Mientras estaba ocupado arreglando la tumba, oyó un crujido seguido de un golpe, y apenas se levantó para ver qué había pasado, la criada llegó corriendo gritando: «Padre, el techo se ha derrumbado». El antiguo techo macizo con siete grandes vigas se había derrumbado.

Fue sin duda el ángel bueno quien había sugerido al sacerdote la idea de plantar sus jacintos para honrar a su padre, y le había salvado así de una muerte segura.

Otras historias...