Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Notre Dame du Laus

El Rosario del Rey Luis XIV

Luis XIV, uno de los más grandes reyes que gobernaron Francia, tenía la piadosa costumbre de rezar el rosario todos los días. El Padre de la Rue, de la Compañía de Jesús, cuenta que un día, al ser admitido en la audiencia de este príncipe, lo encontró rezando su rosario. Al mostrarle su sorpresa y los sentimientos de edificación con los que se llenó: «No te sorprendas tanto –dijo el Rey–, me enorgullece rezar el rosario todos los días; es una práctica que he heredado de la Reina, mi virtuosa madre, y me disgustaría dejar de hacerlo un solo día.»

Es sin duda a esta devoción, tan perseverante en honor a María, a la que este príncipe debió la felicidad de reconocer sus errores, de reparar sus agravios hacia el Soberano Pontífice y de morir bien, después de no haber dado siempre los buenos ejemplos que requería la alta posición a la que la Providencia le había elevado.

(Padre Huguet)

Otras historias...