Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Notre Dame du Laus

Los quince misterios del Rosario

Los quince misterios del Rosario nos forman en el precioso conocimiento de Jesucristo, en el que consiste la vida eterna. Se dividen en tres series, de alegrías, penas y glorias, tres palabras que resumen la vida del hombre en la tierra y su amor en el cielo. A cada uno de los misterios corresponde una de las principales virtudes cristianas.

El Rosario es una hermosa corona que las personas piadosas gustan de colocar cada día en la frente de la augusta María. Esta práctica piadosa puede llamarse la reina de las devociones. Consideremos, en primer lugar, la importancia del Rosario como devoción de la Iglesia, por impregnar el alma de un carácter particularmente católico, al recordarnos constantemente la memoria de Jesús y de María; en fin, por asegurar en gran medida nuestra perseverancia definitiva, si somos fieles en su rezo, como lo prueban varias revelaciones.

En cuanto a la forma del Rosario, es un resumen completo del Evangelio, dividido en quince decenas que representan otros tantos misterios y expresan las tres grandes fases de la obra de la Redención: alegría, dolor y gloria. El carácter particular del Rosario le da un nuevo atractivo; combina la oración mental con la oración vocal. Es un compendio de teología lleno de dulce devoción, y una práctica efectiva de la presencia de Dios. Es uno de los principales canales de difusión de las tradiciones de la Encarnación entre los fieles. El Rosario muestra la verdadera naturaleza de la devoción a la Santísima Virgen, y es un poderoso medio para alcanzar la comunión de los Santos.

(Padre Huguet)

Otras historias...