This post is also available in: Français English Italiano

Magnificat!

Pour la Conservation du Dépôt de la Foi!
Pour que le Règne de Dieu arrive!

La Oración para pedir que se adelante la Hora de la salvación de la Iglesia y del mundo
Oración
Padre Mathurin de la Madre de Dios

Buen Padre Eterno, estamos felices de reunirnos en la madrugada de este año para deciros «¡Feliz día de fiesta!»1 ¡Qué felices y agradecidos estamos de teneros como nuestro Padre! ¿Cómo podemos expresarle la inmensa felicidad que tenemos de ser sus hijos? Nosotros, pobres humanos, incluso pecadores, podemos llamarle «Padre nuestro», como nos enseñó Jesús, Su amado Hijo.

Muchas veces en el Evangelio, Dios Padre se manifiesta directamente. Después de que Jesús recibió el bautismo en el río Jordán de manos de Juan el Bautista, se retira a la orilla y comienza a orar. De repente, los cielos se abrieron y el Espíritu Santo descendió visiblemente en forma de paloma y se posó sobre Él. Al mismo tiempo, una voz del cielo pronunció estas palabras: «Este es Mi Hijo amado. En Él he puesto todo Mi placer».2

En otra ocasión, Jesús está en el Monte Tabor con tres de Sus Apóstoles, Pedro, Santiago y Juan. Y, según el Evangelio, mientras rezaba, Se transfiguró ante ellos. Su rostro brillaba como el sol, y sus vestidos se volvieron deslumbrantes como la nieve, pues reflejaba una luz brillante. Pedro y los otros dos tenían mucho sueño. Cuando despertaron, vieron a Jesús en Su gloria. San Pedro, regocijándose en esta manifestación, gritó: «Hagamos tres tiendas y vivamos aquí». Una nube envuelve a Jesús, y de en medio de la nube se oye una voz: Este es Mi Hijo amado en quien he puesto todo Mi placer. ¡Escuchadlo!3

Se acerca el Domingo de Ramos. La multitud se precipita ante Jesús con ramas de palma y de olivo para aclamarlo: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito sea El que viene en el nombre del Señor!» Esto molestó y enfureció a los fariseos, y expresaron su ira en voz alta. Unos momentos después de su entrada triunfal en Jerusalén, Jesús anunció su inminente Pasión una vez más, y luego añadió: Ahora Mi alma está turbada. ¿Y qué debo decir? ¡Padre, sálvame de esta hora! Pero he venido para esta hora. ¡Oh Padre, glorifica Su nombre! Una voz vino otra vez del cielo, diciendo: Lo he glorificado, y Lo glorificaré otra vez.4

Han observado que en cada una de estas ocasiones la voz de Dios Padre fue escuchada mientras Jesús oraba.

Mis queridos hermanos y hermanas, les damos como lema de este año, LA ORACIÓN, para que Dios Se manifieste y haga oír Su voz.

El año pasado le pedimos que leyeran el Santo Evangelio, deseando que llegara el Reino de Dios. Este año, mantenemos el mismo deseo: ¡Que venga el Reino de Dios!

«Buen Padre del Cielo, deseamos que a través de la oración, el Espíritu de Vuestro divino Hijo y Sus sentimientos, Su ejemplo y Su Voluntad, que son Vuestros, se impregnen en nosotros, para que Vuestro Reino venga a nosotros.»

Hermanos míos, hermanas mías, si la voz de Dios se escucha en vuestro corazón, si escucháis verdaderamente a Jesús, el Reino de Dios se establecerá en vosotros. Y si Dios reina en vosotros, Su Reino también se establecerá infaliblemente en toda la tierra. Jesús dijo a sus Apóstoles: Es gloria de mi Padre que vayáis, que deis fruto y que ese fruto permanezca.5 Toda alma que quiera seguir este camino, que quiera contemplar a Jesús, rezarle, estudiarle, acercarse a Él para que reine en él, da fruto y ese fruto permanece.

Oremos con el Evangelio

Mis hermanos y hermanas, este año les pedimos que oren, especialmente que estudien a Jesús y lo contemplen en su Evangelio. Continúen leyendo el Evangelio en una humilde oración, rogando a Jesús que se manifieste a ustedes. Jesús nos dice: He guardado los mandamientos de Mi Padre y permanezco en Su amor.6 He bajado del Cielo, no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.7 Mi Padre está siempre conmigo, no me ha dejado solo porque siempre hago lo que le agrada.8Al contemplar a Jesús, haz de Sus palabras una oración.

Soñamos con ver el reino de Dios finalmente establecido en toda la tierra. Que cese el mal, este mal tan descarado y desvergonzado, este mal tan extendido por todas partes. Para que el reino de Dios venga, Su voluntad debe establecerse primero en nosotros. Dirígete a Jesús en oración: «Mi Jesús, que siendo Dios, me dijiste que has venido a hacer la voluntad de Tu Padre, quiero hacer la voluntad de Dios en pos de Ti».

Los Apóstoles una vez le preguntaron a Nuestro Señor Jesucristo: «Señor, muéstranos cómo rezar». Jesús les respondió: Cuando oréis, decid: «Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre, venga Tu reino…»9 Estas primeras palabras de la oración enseñada por el propio Jesús, son la razón principal del lema de este año: Que el santo nombre de Dios sea santificado y venga Su reino. Que cada uno de nosotros santifique el nombre de Dios en su vida. Entonces, Él será santificado a nuestro alrededor.

Lamentamos ver que Dios no reina en la tierra, sufrimos por ello. ¡Oremos! Supliquemos a Dios que nos convierta, que transforme a todos nuestros hermanos de la tierra. Que intervenga poderosamente para tocar los corazones de Sus hijos. No es fácil tocar los corazones de los hombres. En ciertas circunstancias, es una misión imposible. Devolver los corazones al camino del bien, separarlos de la tierra y dirigirlos hacia Dios, es una misión imposible. Y aún así, Dios pide que Su hijo esté unido a Él. ¿Cómo se puede hacer esto? En verdad, en verdad os digo, dice Jesús, que si pedís algo a Mi Padre en Mi nombre, os lo dará,10 especialmente si vuestra oración busca Su gloria, Su interés. Si pides que Él sea conocido, amado y servido, Dios responderá absolutamente a tu oración. Os declaro, dice Jesús, que todo lo que pidáis en la oración, creed que lo obtendréis, y será respondido.11

El mundo necesita oraciones más que palabras o comentarios. Este año, hagamos esta oración, la oración de la Iglesia, para que el nombre de Dios sea santificado! Lo convierto en una invitación muy apremiante, una consigna. Para que el nombre de Dios sea santificado, para que nuestro Dios sea finalmente glorificado, para que nuestro Padre en el Cielo se manifieste. Él es todopoderoso, sabe cómo, no tenemos ningún consejo que darle. ¡Pero tenemos muchas oraciones que hacer! Hasta ahora, no has pedido nada en mi nombre. Pedid y recibiréis, y estaréis en la cumbre del gozo,12 porque Dios Se revelará a vuestros corazones.

Unión con Dios

Nuestros corazones sufren cuando vemos a Dios despreciado, mofado, burlado, dejado de lado. Nos volvemos hacia la tierra, hacia los ídolos. Desplegáis que incluso en vuestras vidas, tantas cosas se interponen en el camino de este amor de Dios, de Su honor, de Su gloria.

¿Qué es el pecado? Es desobedecer a Dios. Es pensar y vivir como terrícolas.13 En lugar de mantener la perspectiva de nuestro destino eterno, decimos como los mundanos: «No hay maldad en esto. No hay maldad en esto, no hay maldad en aquello, no hay maldad en todo tipo de cosas». Puedes tener toda la diversión y los juegos que quieras en esta tierra, no nos sacrificamos, «porque no hay maldad en eso»! La religión no sólo consiste en no hacer daño, sino sobre todo en unirse a Dios. Hacer una religión basada en el principio de «no hay maldad en ello» es una religión falsa. No es una religión. Debemos insistir en la unión con Dios. Nuestros apegos, nuestra falta de sacrificio, nuestras ambiciones terrenales, todo esto nos impide unirnos a Dios. Ese es el verdadero mal: no estar unidos a Dios, el único objetivo de nuestras vidas. Vivir sólo para la tierra, como un terrícola, sin un destino eterno, es malo. Eso es lo que tenemos que decir, y tenemos que estar convencidos de ello.

El mal no está en una cosa o en la otra. Incluso podemos decir: «Jesús hizo un milagro, convirtió el agua en vino. ¡No hay maldad en la bebida!» ¡Esa es la verdad! Pero aferrarse a la bebida es malo, y no sólo en exceso, sino aferrarse a ella. El aferrarse a las cosas de la tierra, el aferrarse a cualquier cosa, está mal. Decir que no hay nada de malo en eso es malo. Tienes que desprenderte de todo lo que hay en la tierra. Debemos vivir en la tierra como extraños. Nuestro único vínculo debe ser con Jesús. Nuestro objetivo es la unión con Él. Tenemos que entender eso. Cuando se comprende eso, todo lo demás se ilumina.

Cuanto más se desprende el alma de la tierra, más puede verdaderamente entrar en oración. Para convertirse en almas de oración con toda la fuerza de la palabra, almas verdaderamente unidas a Dios, hay que ser almas sacrificadas. Hay que esforzarse por ello, trabajar por ello, desearlo. Para contemplar verdaderamente a Dios, debemos desprendernos de la tierra. Los dos van de la mano. Para ser un alma de oración, debemos sacrificarnos. Y para poder sacrificarse, hay que rezar, pedirle a Dios que nos dé fuerzas.

Mi Padre está siempre conmigo, dice Jesús, porque siempre hago lo que Le agrada. ¿Cuál es el objetivo de la oración si no es la unión con Dios? A través de la oración, el hombre pecador y lisiado se une a su Dios. Hermanos y hermanas, si os pido que recéis este año es porque me gustaría que cada uno de vosotros estuviese unido a Dios. La oración os une a Dios, os hace entrar en Su intimidad, en Su Voluntad. A través de la oración contemplas a Jesús, le pides que sea como Él.

Jesús obediente

Una de las cosas que Jesús nos manifiesta como parte central de Su Evangelio es la obediencia a Su Padre. Nunca Se cansa de enseñarnos eso. Hijo de Dios, igual a Su Padre, con qué humildad nos habla Jesús, con qué docilidad, con qué obediencia! Las palabras que os digo, no las digo de Mí mismo: es Mi Padre quien Me ha enviado. Porque no he hablado de Mí mismo, sino que el Padre que Me envió Me ha mandado lo que debo decir y cómo debo hablar.14 Las obras que hago, no las hago de Mí mismo: es Mi Padre quien Me envió a hacerlas. Lo que Mi Padre Me ha ordenado, lo hago.15Lo que os doy a conocer lo he aprendido de Mi Padre.16 Jesús lo dice y lo repite en todos los sentidos. Bajé del cielo, no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que Me envió.17

Estas palabras que Jesús repite una y otra vez me irritaron durante mucho tiempo cuando era un joven religioso. Solía decirme a mí mismo: «Jesús, nos das Tu enseñanza en el Evangelio. Tú eres Dios, lo creo. Segunda Persona de la Santísima Trinidad, encarnada, viniste a mostrarnos el camino al Cielo. Creo en Tu palabra, es suficiente para mí. ¿Por qué, Tú que eres Dios, repites siempre de tantas maneras que lo que dices y haces, es Tu Padre quien Te dijo que lo dijeras y que actuaras así? Jesús mío, te haces parecer un comisario, como un niño pequeño al que su padre le habría dicho: «Hijo mío, hijo mío, ve a comprar una pinta de leche al supermercado. Tráeme una barra de pan. Llévaselo al vecino y díselo de mi parte». El niño va y dice: «Papá me dijo que te dijera esto». El niño no tuvo nada que ver, fue su padre quien habló. Me molestó mucho, hasta el día en que Dios me mostró misericordia. Por fin comprendí que Jesús había formulado tantas veces estas palabras para confundir mi orgullo, ofendido por esa extrema humildad del Hijo de Dios encarnado que dice y repite incansablemente: Lo que digo, es Mi Padre quien Me ha dicho que lo diga. Lo que estoy haciendo, es Mi Padre quien Me dice que lo haga.

Este año, unámonos a Jesús en la súplica: «Jesús mío, quiero asemejarme a Vos en Vuestra obediencia. Quiero cumplir la voluntad del Padre de los Cielos como Vos. Quiero hacerlo para que venga Su Reino». Padre, dice Jesús, glorifica a Vuestro Hijo!18 El Hijo es glorificado por Su Padre cuando un niño, un cristiano, se une a Él en la oración y sigue Su ejemplo.

Oración humilde

¡Que tu oración sea humilde! Que no sea la oración del fariseo: «No soy como los demás pecadores.19 Te agradezco, Dios mío, que no soy así». Digamos más bien: «¡Dios mío, conviérteme! Deja que Vuestro reino venga sobre mí. Santificado sea vuestro nombre en mi vida, en mi conducta, en todas mis palabras, en todos mis pensamientos, en todo. Dios mío, os suplico…»

Si rezas así con humildad, Dios se revelará a tu corazón, te lo aseguro en Su nombre. Es Dios mismo quien nos asegura esto. Acabas de oírlo en el Evangelio de la misa de hoy: Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por ocultar estas cosas a los sabios y prudentes y revelárselas a los pequeños. Y Jesús continúa: Sí, Padre, Te bendigo que lo hayas querido así.20 Esta es la voluntad de Dios que no puede ser esquivada. Dios Se revela a los pequeños. El pequeño reza con humildad, llora ante Dios y quiere tanto ser agradable a su Padre en el Cielo. Gime y suplica cuando ve la desolación universal; ofrece su oración por todos sus hermanos y hermanas de la tierra: «¡Dios mío, ayuda! ¡Dios mío, ayuda! ¡Conviérteme! ¡Conviértenos! ¡Cambiar este mundo para que vuestro nombre sea glorificado! ¡Venga vuestro reino!»

Dios habla al corazón de este pequeño en la oración, mientras que voluntariamente se esconde de los soberbios, los orgullosos, los de gran corazón, los sabios de este mundo. Y si Dios se esconde voluntariamente, nunca lo encontrarás. ¡Es imposible! Esconde sus secretos a los orgullosos y los revela al pequeño que reza humildemente ante él. ¡Qué poder, qué maravilla! Dios se manifiesta en una humilde oración. Pero perseveren en la oración, no se cansen.21

Nos gustaría que nos respondieran al instante cuando rezamos. «Dios mío, estoy un poco orgulloso, necesito que me transformes. Soy vanidoso, desobediente, sensual, carnal, codicioso, perezoso, egocéntrico, egoísta. Sólo pienso en mí mismo. Busco mis caprichos, mi placer en la tierra. ¡Por favor, cambia eso, Dios mío! Ya está. Ya está. ¡Gracias!» Oración hecha, seguimos adelante, nos divertimos, nos distraemos. Y luego piensas, «¡humildemente lo pedí y no lo conseguí!» La oración que hiciste es buena, pero sigue rezando y sigue rezando. Reza sin cesar, sin cansarte nunca, y recibirás.

Vosotros que deseáis conocer a Dios, amarle, servirle, debéis rezar humildemente. De lo contrario, nunca conocerás a Dios, no lo amarás realmente. Nunca nos equivocamos cuando rezamos golpeando humildemente nuestros pechos, rezando a Dios para que se nos manifieste. Cuando Dios se manifiesta, el hombre se enamora infaliblemente de Él. Cuando el hombre ama a Dios, le sirve. Entonces todo cambia. Un santo, un siervo de Dios puede cambiar el mundo. Lo hemos visto en la historia. Miren a Santa Teresa del Niño Jesús y la marca duradera que dejó en la Iglesia. Dios se manifestó en el alma de esta monjita que rezaba, que se unió a Él en la humildad de su corazón. Le rogó a Dios, lo contempló en la oración.

Contemplemos la oración de Jesús

La oración puede tomar muchas formas. Hay una oración pública. Hay un momento en que uno se reúne para asistir al Santo Sacrificio de la Misa, la mayor oración de Jesús. En el altar, Jesús se sacrifica a su Padre como en el Calvario.

Contemplemos la oración de Jesús en el vientre de Su Madre, la Virgen María. ¿Cuál debió ser la oración de este pequeño en la cueva de Belén, en la fría noche, en silencio, en ese lugar abandonado por los humanos, un refugio para los animales que pasaban? ¿Cuál fue la oración de nuestro Dios encarnado, niñito? Contemplas esta oración de Jesús, te unes a Su oración en los brazos de Su Madre, en el pesebre de los animales. Así es como comienza Jesús: en el pesebre de los animales… Contempla la oración de este pequeño.

¿Cuál fue la oración de Jesús, que fue expulsado porque un orgulloso potentado había decidido matar a todos los niños pequeños para asegurarse de que sería destruido? ¿Cuál fue la oración de este pequeño ante los santos inocentes que estaban siendo masacrados por Él? Se exilió a Egipto, como un rechazado, en los brazos de su madre, dirigida por San José. Está exiliado de Su cielo, exiliado de Su patria. Contemplas esta oración: Jesús es un extraño en el sentido más absoluto, con las privaciones más totales. Lo contemplas y rezas. Le dices que tú también deseas convertirte en un extraño en la tierra, porque te quieres parecer a Él. «Es difícil para mí, mi Jesús. Me dejé seducir, me dejé atrapar por tantas cosas. Me dejo atar a todo. ¡Me separo de una cosa y otras cinco se aferran a mí! ¡Jesús mío! Y Tú, Tú eras un extraño…»

Después de siete años de exilio en Egipto, regresa a Nazaret y sigue siendo un extraño. Le preguntas a Jesús: «¿Cuál fue Tu oración durante estos treinta años? ¡Qué oración tan silenciosa, uniendo Tu alma con Tu Padre en el Cielo, buscando sólo Su Voluntad! En Tu vida pública, cuántas veces te vemos retirarte a la montaña por la noche para rezar». ¿Qué era esta silenciosa oración de Jesús por la noche, en la montaña, en un lugar apartado, a solas con Su Padre, sin ningún testigo? El Hijo de Dios que reza…

La oración de la Virgen María

Que este año su oración sea una imitación de María. Piensa en la pequeña María, confiada al Templo desde los tres años hasta los catorce. Contémplala rezando para que venga el reino de Dios. Durante años le rogó a Dios con lágrimas: «¡Dios mío, ven! ¡Venga! ¡Te necesitamos! La situación no está bien, Ven! Ven a salvar este pobre mundo, estamos todos perdidos.» Cuando era pequeña, rezaba, le rogaba a Dios… Dios recibió la oración de esta niña con tanta alegría y placer. La joven María sabía por las profecías que la hora de la redención, la venida del Mesías estaba cerca. Ella rezó para acelerar ese día. Sin embargo, no sabía que se convertiría en la Madre de Dios. Algunos podrían decir que, en cualquier caso, los planes de Dios se cumplieron a la hora señalada por Dios. Sí, sin duda, pero las oraciones de la pequeña María eran necesarias para que se cumplieran.

Así que ahora debemos hacer esta súplica a Dios. Siguiendo el ejemplo de la pequeña María que reza en el Templo, nuestra oración debe ser una súplica a Dios para que acelere su reinado, para que acelere la hora de la salvación. Esta es la intención de la consigna. Esta es la oración que haremos todos juntos este año. Le rogaremos a Dios que acelere el tiempo de salvación de la humanidad. Los tiempos están contados, la hora se acerca para el cumplimiento de los propósitos de Dios, pero Dios quiere esta oración; la está esperando.

Dondequiera que estés, reza con nosotros tanto como puedas, tanto como te lo permita la fragilidad humana. Debéis uniros a la Iglesia en esta oración para acelerar esta hora. Ya estás haciendo mucho, sé que estás sufriendo en tu alma. Dios lo ve, sigue rezando, sigue rogando. Dios está esperando tu súplica.

En Caná, Nuestro Señor respondió a la Santísima Virgen que le pidió que interviniera: Mi hora aún no ha llegado.22 Por su oración, la Virgen María aceleró la hora de Dios. Dios espera estas oraciones de imploración este año, más de lo que puedas pensar: «Dios mío, acelera Tu plan…». Hemos estado cantando todo el Adviento, «¡Ven, divino Mesías!» Debemos continuar con la misma súplica: «¡Dios mío, acelera este momento de salvación! Compensa y perfecciona lo que nos falta. Santifícanos para que podamos llevar a cabo Tu plan. ¡Aléjanos de la tierra!» Digamos de nuevo esa maravillosa oración a la Madre de la Salvación: «Apártanos de la tierra, limpia nuestros corazones, únenos a Ti para pedirte misericordia, para acelerar el momento, para acelerar ese bendito día de redención y salvación del mundo».

Intervención del Cielo

Se ve la intervención del Cielo que tuvo lugar a través de la misión de Santa Juana de Arco. Esto es lo que está pasando con la Iglesia renovada. Es una intervención del Cielo, esta vez, para la Iglesia, para la humanidad. El buen Dios se apiadará de los hombres como se apiadó de Francia. Aunque los franceses no eran inocentes o más santos que otros, Dios tuvo misericordia de ellos. Fue una decisión del Cielo. Lo que esta por venir es una decisión del Cielo de hacer temblar al infierno, de burlarse de Satanás. El demonio ha estado burlándose de Dios durante demasiado tiempo. ¡El reino de Dios está llegando! No lo dude.

Que su oración sea casi habitual, día y noche. Reza en tus idas y venidas, en tus ocupaciones, pero sobre todo, reserva para ti momentos personales de tranquilidad, de soledad, a solas con Dios. Dedica tiempo a hacer esta súplica a Dios, con calma, bajo su mirada, golpeando tu pecho, aniquilándote ante Él: «Dios mío, si no llega Tu socorro, es culpa mía. No retrases la salvación por mi negligencia, por mis ofensas. Por favor, límpiame, te lo ruego, límpiame, apártame de la tierra, por favor! ¡Quítame el obstáculo, para que venga la salvación, porque es algo urgente! Haz tu trabajo, haz nuestra salvación. Lo necesitamos. Es para Tu gloria». Esta humilde oración toca el corazón de Dios.

La venganza del Amor Infinito

Habíamos deseado el establecimiento del Reino de Dios durante el año pasado. ¿Vieron cómo terminó? con un culto idolátrico frente al mundo.23 Esto muestra la urgencia de la hora. Los hombres de la Iglesia encuentran todo tipo de fórmulas para justificar esta apostasía. ¡Esta adoración de ídolos es una abominación sin nombre! Desgraciadamente, las cosas se pondrán aún peor. No es Dios quien reina en el mundo en este momento, es el diablo.

Sin embargo, pronto, pronto, la hora de Dios llegará. Ahora, dice Jesús, es la hora del poder de las tinieblas.24 Pero pronto será Su hora, la hora de Su dulce venganza divina, la dulce venganza de Su infinito Amor.

Pronto llegará el momento de la venganza del Amor Infinito, por aquellos que Él se ha reservado para sí mismo a través del mundo, que serán mansos, humildes de corazón, que intercederán en nombre de la humanidad. Este es nuestro papel este año. Ante Dios, purifiquémonos e implorémosle: «Cumple Tu propósito. Purifica lo que debe ser purificado. Elimina todo lo que se interponga en el camino de Su gracia. ¡Pero no retrases Tu propósito, por favor!» Dios ama la oración humilde que asciende haste Él, y todo el Cielo escucha esa oración con asombro. Si lo supieras, estarías siempre en ese estado de oración que hace que el Cielo entre en júbilo, y nos hace olvidar en cierto modo el reinado de Satanás.

Buen Padre del Cielo, vamos a ofrecer a Tu gloria este primer Santo Sacrificio de la Misa del año 2020 que tendrá lugar bajo Tu mirada divina. Te pedimos que mires atentamente a Tu Hijo que se va a inmolar en este altar, y que Te reza sacrificándose. Jesús reza por nosotros y Te ruega que muestres misericordia al pobre mundo tan lejos de Ti. Te pedimos que recibas esta dolorosa oración de Jesús en el Calvario, y que Te dejes tocar. Aunque somos muy cobardes, temerosos, nos unimos a Su dolorosa oración para rogarte que Tu nombre sea santificado en la tierra, para rogarte que Tu reino venga!

Bien, hermanos y hermanas, este año intentaremos impregnarnos del pensamiento de Jesús a través de la oración. Que Él ayude a nuestros hermanos en la tierra. Le pedimos que venga su reino. Tenemos un hermoso papel este año. El cielo cuenta con nosotros. ¡Año santo de oraciones, de súplicas a Dios todos juntos!

1 El primer de enero está especialmente consagrado al Padre Eterno.

2 San Mateo 3, 17; San Marcos 1, 11; San Lucas 3, 22

3 San Mateo 17, 5; San Marcos 9, 6; San Lucas 9, 35

4 San Juan 12, 27-28

5 San Juan 15, 8; 15, 16

6 San Juan 15, 10

7 San Juan 6, 38

8 San Juan 8, 29

9 San Mateo 6, 9; San Lucas 11, 2

10 San Juan 16, 23

11 San Marcos 11, 24

12 San Juan 16, 24

13 Terrícola, en el sentido de vivir sólo para la tierra, olvidando nuestro destino eterno.

14Cf. San Juan 5, 19; 5, 36; 8, 26; 8, 38; 12, 49; 14, 10; 14, 24; 17, 8.

15 San Juan 15, 15

16Cf. San Juan 5, 36; 8, 28; 10, 25; 10, 37; 14, 31.

17Cf. San Juan 4, 34; 5, 30; 5, 43; 6, 38; 7, 17.

18 San Juan 17, 1 y 5

19Cf. San Lucas 18, 10-14

20 San Mateo 11, 25-26; San Lucas 10, 21

21Cf. San Lucas 18, 1-8; San Pablo, I Tes. 5, 17

22 San Juan 2, 4

23 Ceremonias para la veneración del ídolo amazónico Pachamama que tuvieron lugar en el Vaticano en octubre de 2019.

24 San Lucas 22, 53

Autres
articles:

La cumbre de la Adoración

«El mundo se está perdiendo, dijo Jesús a Sor Consolata Betrone, y Yo, amo a las almas y quiero salvarlas. Para lograr mi objetivo, uso el rigor, pero créelo, es por pura misericordia. Si Yo permito un dolor tan grande, es con el fin de salvar a las almas para la eternidad.»

Leer... »

Ser un Pastor

Invoquemos a menudo al Espíritu Santo, pidámosle que nos transforme, que nos dé abundantemente el fuego del amor divino que nos hará verdaderos pastores con Jesús el Buen Pastor.

Leer... »