This post is also available in: Français English

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

El Niño Dios

¡Venga, Señor Jesús! (Apoc. 22, 20)

Reflexión para el Adviento

Queridos hermanos y hermanas,

Preparémonos, mediante un aumento de oraciones y sacrificios, para celebrar de forma cristiana la hermosa fiesta de la Natividad del Niño Dios.

La liturgia de Adviento es particularmente expresiva y adecuada para elevar nuestros corazones al Cielo para implorar fervientemente la llegada del reino de Dios en nuestra triste tierra.  Uno no puede dejar de sorprenderse, al leer los textos del misal, por estos urgentes y repetidos llamados al Mesías que debemos hacer nuestros:

  • Venga, Señor, no Os demore más.

  • El Señor está cerca, venid, adorémosle.

  • Venga, Señor, a salvarnos.

  • Use Vuestro poder, Señor, y venga.

  • Oh Adonai, jefe de la casa de Israel, venga a redimirnos por el poder de Vuestro brazo..

  • Oh Sol Naciente, esplendor de la Luz eterna, venga e ilumine a aquellos que yacen en la oscuridad y en la sombra de la muerte.

  • Oh Rey de las Naciones y objeto de sus deseos, venga y salve al hombre que formó del limo de la tierra.

  • Oh Emmanuel, nuestro Rey y Legislador, venga a salvarnos, Señor nuestro Dios.

He aquí un himno que cantamos durante el Adviento, y que resume admirablemente los beneficios que trae la presencia de Jesús:

En el mismo tema:

Sin Jesús la tierra es oscura!
¿Cómo podemos vivir sin Él?
Pero cuando viene, echa fuera las sombras.
Y el sol brilla.

Sin Jesús la tierra está vacía.
Es un desierto sin límites.
Pero cuando Él viene, la tierra árida
Recupera su belleza.

Sin Jesús, es un infierno horrible,
Y los tormentos, las lágrimas predichas…
Con Jesús nada es penoso,
Es el cielo.

¡Cielos, despliega tu rocío!
Que la tierra agotada
Saborea la felicidad de los elegidos.
Ven, ven, oh buen Jesús!

Apresúrad, Señor, y no tardéis, sino traednos de lo alto la fuerza de Vuestra ayuda, para que Vuestra venida alivie y eleve a los que confían en Vuestra Misericordia.

(Oración de la misa, miércoles de las Témporas de invierno)

Que la celebración de la Natividad del Salvador nos haga «renacer» cada año, vivificando nuestra alma aún más con la vida divina que Jesús viene a darnos.

Tened la seguridad, queridos amigos, de nuestras oraciones por vuestras intenciones. ¡Que nuestro Redentor os llene de Sus bendiciones y consuelos celestiales durante este santo tiempo de Navidad y durante todo el Año Nuevo!

Los Apóstoles del Amor Infinito