Letanías de la Santísima Virgen María

¡Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará!
Las letanías de la Santísima Virgen María, –una forma de oración sencilla y fácil– ocupan un lugar privilegiado en las oraciones que la Iglesia recomienda al pueblo cristiano. Es una rica e intensa alabanza a María, y una humilde petición de Su mediación: «Rezad por nosotros». Una tradición secular de muchas familias religiosas es cantar estas letanías cada sábado por la noche en honor a la gloriosa Madre de Cristo. Estas letanías son al mismo tiempo un reconocimiento conmovedor de la santidad soberana de María, un acto de fe en Su poder y una súplica confiada por Su intercesión.

Señor, tened piedad de nosotros.
Jesucristo, tened piedad de nosotros.
Señor, tened piedad de nosotros.
Jesucristo, escuchadnos.
Jesucristo, escuchadnos.
Padre celestial, que es Dios, tened piedad de nosotros.
Hijo, Redentor del mundo, que es Dios, tened piedad de nosotros.
Espíritu Santo, que es Dios, tened piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, que son un solo Dios, tened piedad de nosotros.
Santa María, rogad por nosotros.
Santa Madre de Dios, rogad por nosotros.
Santa Virgen de las vírgenes, rogad por nosotros.
Madre de Cristo, rogad por nosotros.
Madre de la divina gracia, rogad por nosotros.
Madre purísima, rogad por nosotros.
Madre castísima, rogad por nosotros.
Madre sin mancha, rogad por nosotros.
Madre siempre virgen, rogad por nosotros.
Madre amable, rogad por nosotros.
Madre admirable, rogad por nosotros.
Madre del buen consejo, rogad por nosotros.
Madre del Creador, rogad por nosotros.
Madre del Salvador, rogad por nosotros.
Virgen prudentísima rogad por nosotros.
Virgen digna de veneración, rogad por nosotros.
Virgen digna de alabanza, rogad por nosotros.
Virgen poderosa, rogad por nosotros.
Virgen clemente, rogad por nosotros.
Virgen fiel, rogad por nosotros.
Espejo de justicia, rogad por nosotros.
Trono de sabiduría, rogad por nosotros.
Causa de nuestra alegría, rogad por nosotros.
Vaso lleno del Espíritu Santo, rogad por nosotros.
Vaso digno de honor, rogad por nosotros.
Vaso insigne de devoción, rogad por nosotros.
Rosa mística, rogad por nosotros.
Torre de David, rogad por nosotros.
Torre de marfil, rogad por nosotros.
Casa de oro, rogad por nosotros.
Arca de la Alianza, rogad por nosotros.
Puerta del cielo, rogad por nosotros.
Estrella de la mañana, rogad por nosotros.
Salud de los enfermos, rogad por nosotros.
Refugio de los pecadores, rogad por nosotros.
Consuelo de los afligidos, rogad por nosotros.
Auxilio de los cristianos, rogad por nosotros.
Reina de los Ángeles, rogad por nosotros.
Reina de los Patriarcas, rogad por nosotros.
Reina de los Profetas, rogad por nosotros.
Reina de los Apóstoles, rogad por nosotros.
Reina de los Mártires, rogad por nosotros.
Reina de los Confesores, rogad por nosotros.
Reina de las vírgenes, rogad por nosotros.
Reina de todos los Santos, rogad por nosotros.
Reina concebida sin pecado original, rogad por nosotros.
Reina asunta al cielo, rogad por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario, rogad por nosotros.
Reina de la Paz, rogad por nosotros.
Reina del Clero, rogad por nosotros.
Reina de la Santa Iglesia, rogad por nosotros.
Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo, perdonadnos, Señor.
Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo, escuchadnos, Señor.
Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo, tened piedad de nosotros.
V./ Rogad por nosotros, santa Madre de Dios.
A./ Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.
Oremos: Oremos: Os rogamos, Señor Dios, que Vuestros siervos gocen siempre de la salud del alma y del cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la Santísima María, siempre Virgen, sean liberados de las penas del tiempo presente y saboreen las alegrías de la eternidad. Por Cristo Nuestro Señor.
A. / Amén.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.