Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

San José, modelo y proveedor de familias.

Una madre de familia de la Isla de la Reunión, afligida desde hacía tiempo por varias desgracias y por una situación dolorosa a la que no veía fin, se sintió impulsada a recurrir a San José. Había perdido varios hijos, no tanto por enfermedad como por inanición, ya que la desafortunada madre sólo tenía una pobre leche para darles, siendo ella misma tan pequeña y mal alimentada; casi todos habían muerto antes de llegar al final de su primer año. El futuro parecía tan sombrío como el pasado. La pobre mujer, embarazada de nuevo, se preguntaba si estaba destinada a ver más desgracias. Por ello, resolvió dirigirse a Dios por medio de aquel que había sido elegido para cuidar y proteger la infancia del Verbo Encarnado; hizo una novena y escribió una carta a San José que colocó bajo la estatua del Santo. Desprendemos algunos fragmentos que, en su sencillez, quizá toquen a más de un alma y sean un ejemplo de esa confianza ingenua, de esa fe a la que Nuestro Señor prometió milagros.

«Mi buen San José, padre y protector de los pobres, en nombre de Jesús y María, vengo con confianza a pedirte las gracias que son muy necesarias para mi alma y mi cuerpo. Por tu santa pobreza, líbrame de la gran pobreza en que estoy reducido. Líbrame de los dolores y enfermedades que me causan tanto sufrimiento. Que pueda parir y dar a luz el fruto que yace en mi vientre, y que reciba el bautismo; que tenga leche sana y abundante, para que se alimente por mucho tiempo. Obtén para mí la conversión de mi familia, la paz y el amor de Dios en nuestra familia, la gracia de amar a Jesús y a María y de serles fiel hasta la muerte. Pongo todos mis intereses en tus manos; sé mi abogado. Oh, mi gran protector, no mires mis pecados y mi fragilidad humana, sino dígnate con bondad concederme lo que te pido».

Apenas pasó un mes, y sus oraciones fueron respondidas más allá de toda esperanza, pues la generosidad de San José superó las peticiones. Un día llega un baúl que contiene una canastilla completa para el niño que va a nacer, un ajuar para la madre y ayuda para el padre y otros dos niños, los únicos supervivientes. Otro día llega una partida de arroz que se renueva cada semana. Una característica encantadora era que una medalla de San José brillaba sobre los artículos enviados en el baúl bien sellado.

Los hechos fueron tan maravillosamente notables que la joven, conmovida y agradecida, quiso, a pesar de su sufrimiento, ir a la iglesia para dar las gracias por estos dones milagrosamente obtenidos, y rogar a su querido protector que completara su obra de caridad. En efecto, se completó, pues el día del nacimiento del niño, una excelente enfermera se ofreció a la pobre madre; se encargó de alimentar y cuidar al recién nacido como había alimentado y cuidado a su propio hijo, y gratuitamente, por supuesto. El niño recibió el nombre de José en el bautismo, como era de esperar. Está fresco y robusto y parece prometer a sus padres el consuelo por la pérdida de sus mayores. Coronemos este relato con un hecho que San José ha querido gratificar a estos pobres: el padre ha obtenido un trabajo lucrativo que ahora protege a su familia de las penosas necesidades que tantas veces les han afligido.

Digamos también, en todas nuestras necesidades, especialmente en las espirituales, ya que las bondades divinas tienen sobre todo el bien del alma como meta: San José, ruega por nosotros.

Otras historias...