Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Jesucristo llama a la puerta de nuestro corazón.

María Estuardo, reina mártir.

La reina Isabel, hija del rey Enrique VIII de Inglaterra (1558-1603), hizo arrestar a María Estuardo, su pariente, que era católica y reina de Escocia, y tras un juicio que no fue más que una comedia indigna, la condenó a muerte. (Se calumnió a María Estuardo por haber causado la muerte de su marido y luego se casó con su asesino. Schiller canta las alabanzas de la noble mártir, pero también la cree adúltera y asesina de su marido, lo cual, según recientes investigaciones, es falso). Cuando María Estuardo recibió la sentencia de muerte, permaneció completamente tranquila, sin pedir más gracia que la de ver a su confesor encarcelado como ella por unos momentos. Pero lo que no se le niega al mayor de los criminales, Isabel se lo negó a esta desgraciada reina por odio a la religión. En cambio, le envió un sacerdote apóstata, que se había hecho protestante, para que intentara hacerla renegar de su fe y hacer que sus últimos momentos fueran dolorosos. María Estuardo, llena de santa indignación, despidió a este Judas, y poco después fue decapitada.

¡Hijo mío, sigue siendo católico!

Una de las mayores preocupaciones de los padres católicos piadosos es mantener a sus hijos en la fe. Un ejemplo conmovedor de esta atención maternal nos lo ofrece la Gran Duquesa Margarita-Sofía, esposa del Duque Alberto de Wurtemberg. Estaba a punto de convertirse en reina cuando Dios la llamó para sí en la flor de la vida, a los 32 años (1906). Seis niños lloraron junto a su madre moribunda; uno de ellos era el príncipe Felipe Alberto, heredero del trono de Württemberg, cuya población es mayoritariamente protestante. Después de besar a sus queridos hijos por última vez, la madre moribunda suplicó a su primogénito: «¡Cariño, sigue siendo católico! Luego se durmió suavemente repitiendo: «Señor, en Ti he esperado, no seré confundida por la eternidad».

Los que guardan fielmente la fe católica pueden repetir estas palabras consoladoras en su lecho de muerte. Fuera de la Iglesia no hay salvación; es decir, quien está fuera de la Iglesia por su propia culpa no puede salvarse.

Otras historias...